- 60 -

Un cadáver exquisito con María Ampudia, porque nos encanta esta técnica y siempre te sorprendes con el resultado. Escrito a cuatro manos en el VdB Rock (01-07-17)

Esto es un juego de miradas,
bocas sedientas que gritan pidiendo más.

Nunca hay que conformarse 
con menos de lo que siempre deseas.

La victoria sabe mejor en compañía,
para esos momentos insoportables
(al fin y al cabo) nadie entiende a los locos.

Jamás pensé que acabaría así,
tan simple como eso
que nunca decimos:
todo aquello que callaron nuestros labios.

- 59 -

Que me secuestre un domingo y lo llenemos de colores.
Ir a pasear por el campo en otoño pisando hojas amarillas.
Rodar por una ladera de hierba en primavera.
Bañarnos desnudas en el mar a la luz de la luna en verano.
Hacer una pelea de bolas de nieve en invierno...

Diréis que la suerte no se busca, pero yo la mía la encontré una noche de enero a punto de darlo todo por perdido.
Diréis que con los pies fríos no se piensa bien, pero a mí tener las manos heladas me sirvió para no volver a soltarme de su mano.

Que dice que la suerte es nuestra, pero sin duda es mía por poder sonreír cada segundo con sólo pensar en su sonrisa, y valga la redundancia.

Pero es que con ella todo vale:
hasta los "para siempre".

- 58 -

Sabía que algún día escribiría esto, pero eso no hace que duela menos.
Ahora sólo quedan los recuerdos y algunas fotos
de tus manos,
tu voz,
tu cara de felicidad al ir a visitarte,
de tus ojos azules, casi transparentes.

De dormir contigo cuando las pesadillas me despertaban por las noches
y bajaba corriendo las escaleras para que me hicieras un hueco en tu cama.
De verte fabricar jabón de lagarto en el patio,
cocinar paella los domingos y rezar el rosario a esa hora en la que la luz que entraba por la ventana te hacía rejuvenecer y envejecer por igual.
De acompañarte a la iglesia los domingos mientras ojeaba el misal que llevaba tantos años en la familia
y creía que todo el amor que nos dabas a todo era el más puro que conocía (ahora sé que era así).
De dar de comer juntas a las palomas en San Andrés cuando la plaza era diferente a como es ahora.
De cuando me ibas a recoger al colegio y comíamos juntas, haciéndome bromas o rabiar para que me acabara toda la comida del plato.
Y de las partidas interminables de cartas por las tardes en las que el tiempo dejaba de existir.

De darte la mano sentadas cada una en un sofá y hablar de la vida,
sabiendo que rezabas por mí y porque todo me fuera bien:
porque aprobase los exámenes y encontrara un buen trabajo.
Porque fuera feliz.

Sé que nunca te irás ni desaparecerás del todo
porque alguien con la mirada tan pura como la tuya vive para siempre.
Aún tengo mucho que aprender de tí y nunca dejaré de recordarte.


- 57 -

Colaboración con María Ampudia en forma de "rap" para denunciar lo que por desgracia está presente en los tiempos que vivimos. En su blog ella escribió "En pleno siglo XXI", muy recomendable.

SE BUSCAN CULPABLES

Fingir una vida que no es la tuya, mintiendo a diario, evitando palizas. Palabras de odio de quien más querías, te dejan de lado, te rompen los labios. Te aíslas, te escondes, apagan tu fuego, creen que los fuertes siempre serán ellos.
¿Por qué no podemos ni darnos la mano? ¿Por qué huimos de nuestros abrazos? ¿Qué culpa tengo yo de amar y no esconderlo? si andando por la calle siempre siento miedo.
Si en mi propia casa me llaman enferma, para eso no hay cura...maldita impotencia.
Sociedad demente.
Siempre con una torta antes que un abrazo, a veces desearía no haberme enamorado.
Se buscan culpables de lo que incomoda, aquí la diferencia incita al odio, ¿todos somos iguales? no hay quien se lo crea, y os atragantáis con vuestros ideales.
Hace 7 años grité que la amaba y sólo me llovieron puñaladas por la espalda. No es justo que me juzguen por algo que no entienden y a la vez proclamen que “claro que me quieren”.
Que sólo es una fase, que ya pasará, que ellos darán todo por mi felicidad.

Te aíslas, te escondes, apagan tu fuego creen que los más fuertes siempre serán ellos. Si arrancan tus alas y no puedes volar recuerda que hay otros en tu mismo lugar...

Se piensan que tienen la verdad absoluta, que yo en su lugar no tendría dudas, que lo hacen por mí, que estoy equivocada, que es sólo una fase y no me entero de nada.
Me dicen que escoja, o ella o nosotros, yo río, amenazo, me voy… se acojonan.
Hay días que pienso en mandarlo a la mierda, en ser cómo quieren, “su hija perfecta”, ya sé que esta lucha costará ganarla, que no es lo normal y eso se paga. Entiendo a mis padres, no se lo esperaban, pero de ahí a sus golpes… Creedme soy yo quien está decepcionada.
En el colegio, en la calle, allá donde vaya, si saben “lo mío” (de eso no se habla), patadas, insultos, más mierda pal’ cuerpo ¿y sigues pensando que es algo que “quiero”?

Yo no decidí que esto sucediese, hice lo que todos, vivir el presente, dejarme llevar por lo que sentía, y me enamoré – oh Dios – de una tía!
En serio, una duda, ¿Dónde está el problema? ¿A quién le hace daño que sea mi pequeña? ¿Acaso no amamos igual que vosotros? ¿Por qué es inhumano? ¿por qué he de ocultarlo? ¿Por qué avergonzarme de algo tan grande? Tan bueno, tan puro, tan lleno de risas. No voy a correr si no es a su sonrisa.

Te aíslas, te escondes, apagan tu fuego creen que los más fuertes siempre serán ellos. Si arrancan tus alas y no puedes volar recuerda que hay otros en tu mismo lugar...
Te aíslas, te escondes, apagan tu fuego creen que los más fuertes siempre serán ellos. Si arrancan tus alas y no puedes volar recuerda que hay otros en tu mismo lugar...


- 55 -

Y cómo no sonreír
si al mirarla se ilumina la habitación,
si su olor recuerda a casa,
si su piel es suave y cálida...
si sus manos, de repente, encajan.

Si su pelo invita a perderse.

Si es locura hecha persona, 
persona hecha poesía 
y poesía hecha mujer.

Cómo no sonreír y temblar al pensar que esto era lo que parecía que no iba a volver,
lo que creías olvidado.

Si el corazón late al doble de ritmo hay que hacer caso y...
no dejar de sonreír.